• Alba Camacho Sáez

¿ Qué tipos de juegos pueden estimular el desarrollo en niños de 0 a 3 años?



En otro artículo "¿Sabes por qué es importante que los niños tengan tiempo para jugar?" ya hemos hablado de la importancia de que los niños jueguen y de cómo aprenden a partir del juego. A veces, nos es muy complicado poder jugar con nuestros hijos, nos falta el tiempo, hay otro hermano más pequeño, estamos cansados… En este artículo he tratado de  seleccionar algunas actividades sencillas para mejorar el desarrollo de nuestros hijos y que además pueden introducirse en las rutinas, es decir podemos jugar mientras les bañamos, están cenando, cuando les acostamos,... 


Desarrollo de habilidades cognitivas

Hacen referencia a actividades en los ámbitos de aprendizaje de conceptos, desarrollo de habilidades de memoria y pensamiento crítico.

  • Utilizar conceptos (grande, pequeño, pesado, ligero) de forma habitual en conversaciones cotidianas. Pueden utilizarse libros infantiles que trabajen los conceptos.

  • Divertirse con juegos que impliquen nombrar conceptos opuestos (caliente-frío, arriba-abajo, vacío-lleno).

  • Comparar objetos para enseñar conceptos opuestos (rápido-lento, mojado-seco).

  • Clasificar formas y objetos de casa según tamaño.

  • Comparar objetos de casa según longitud (corto o largo; largo, más largo, el más largo).

  • Derretir hielo para mostrar los conceptos de sólido y líquido.

  • Pedir al niño que se mueva (rápido-lento, poco-mucho, adelante, atrás).

  • Hablar sobre el uso de objetos (las tijeras sirven para cortar).

  • Comentar dónde pueden encontrarse los objetos (en la tierra, en el cielo, en casa, colegio, tiendas,...).

  • Revisar los acontecimientos del día antes de ir a dormir.

  • Repetir una canción cada día hasta poder cantarla juntos.

  • Preguntar al niño que hizo el día anterior.

  • Mostrar al niño cuatro objetos en una bandeja, tapar la bandeja y retirar un objeto; destaparla y preguntar qué objeto falta.

  • Jugar a juegos de concentración con tarjetas de memoria. Escoger cinco parejas de tarjetas y ponerlas boca abajo. Intentar encontrar las dos tarjetas que forman una pareja. Ir aumentando el número de tarjetas cuando el niño esté preparado.

  • Leer cuentos al niño y pedirle que él vuelva a contar la historia.

  • Siempre que sea posible, hacer preguntas que tengan muchas respuestas.

  • Provocar situaciones en las que el niño deba tomar decisiones.

  • Ayudar al niño a descubrir otras formas de realizar una tarea.

  • Pedir al niño su opinión sobre las cosas y preguntarle por qué piensa de esa forma.


Desarrollo de habilidades del Lenguaje

En este apartado recomendamos diferentes actividades relacionadas con el desarrollo de habilidades del lenguaje tanto del expresivo (hablar) como del receptivo (entender). 

  • Usar un lenguaje claro y sencillo para que el niño imite.

  • Repetir lo que el niño dice para indicarle que lo hemos entendido. Formular y ampliar lo que haya dicho; por ejemplo “Tenemos zumo de manzana. ¿Quieres zumo de manzana?”.

  • Hacer un álbum de recortes de imágenes con cosas familiares o favoritas del niño. Agruparlas en categorías, como vehículos, comida, postres, frutas y juguetes.

  • Ayudar al niño a contar objetos que aparecen en los dibujos de un libro.

  • Ayudar al niño a entender las preguntas y formularlas. Jugar a sí-no; por ejemplo “¿Eres un niño?”, “¿Puede volar un cerdo?”. Animar al niño a que haga preguntas similares.

  • Realizar preguntas que requieran una elección; por ejemplo: “¿Quieres ponerte una camiseta roja o azul?”.

  • Ampliar el vocabulario. Nombrar partes del cuerpo y decir que se hace con ellas; por ejemplo: “Esta es mi nariz. Con mi nariz puedo oler flores, pasteles, palomitas y jabón”.

  • Cantar canciones sencillas para mostrar el ritmo y los patrones del habla.

  • Colocar objetos conocidos en un recipiente. Hacer que el niño saque un objeto y diga cómo se llama y para qué se usa; por ejemplo: “Es mi pelota. Sirve para jugar”.

  • Usar fotografías de personas y lugares conocidos para contar qué pasó o inventar una historia.


Desarrollo de habilidades de la motricidad

En este apartado te recomendamos diferentes actividades (para espacios interiores y exteriores) relacionadas con el desarrollo de la motricidad fina y gruesa.


  • Pedir al niño que forme bolas grandes con plastilina (haciendo un movimiento envolvente con las dos palmas de la mano) o bolas pequeñas (haciendo un movimiento envolvente solo con las yemas de los dedos).

  • Pedir al niño que haga dibujos sobre la plastilina utilizando herramientas adecuadas.

  • Aplicar objetos como cereales, caramelos o monedas. Dar al niño unas pinzas grandes y pedirle que cambie los objetos, uno a uno, de una pila a otra.

  • Enseñar al niño a enhebrar objetos, por ejemplo, cuentas de collares o cereales

  • Jugar con marionetas de dedo.

  • Enfocar una linterna hacia una pared o el techo. Pedir al niño que se tumbe en el suelo, boca arriba o boca abajo, y que siga visualmente la luz que se mueve.

  • Habilitar espacios de juego interiores y exteriores, para realizar actividades que promueven las habilidades de motricidad gruesa

  • Trepar por las estructuras de los parques infantiles, subir y bajar por un tobogán, chutar o lanzar una pelota son ejemplos de actividades que promueven el desarrollo de motricidad gruesa

  • Empujar objetos y tirar de ellos, saltar desde un objeto o por encima de él.

  • Arrastrar y empujar cajas grandes, sentarse dentro, saltar sobre una colchoneta y lanzar y atrapar objetos.

 

Dirección

Pere Quart 45-47, 08980 Sant Feliu de Llobregat
Barcelona

T. 685 326 185

Contacto

COPYRIGHT©2019-centrealbapsicologia